Caso Jimena Salas: “Están queriendo hacer de mi hermano otro Clemente Vera”

POLICIALES 28 de octubre de 2020 Por Redacción
Sergio Vargas lleva detenido un año y cinco meses, acusado de ser “campana” en el asesinato a Jimena Salas. Verónica Vargas, su hermana, reiteró la inocencia de Vargas y aseguró que todo es un plan del procurador, Abel Cornejo.
0f867ef0f65baa26d2d71f3e6d3bc50a
Foto agencia DDN

“El año pasado, el 17 de junio, mi hermano es detenido acusado directamente, por el mismo procurador que es el doctor Abel Cornejo, como el asesino de Jimena Salas”, indicó Verónica.

La hermana de Sergio Vargas sostuvo que no hay ninguna prueba que lo comprometa con el caso, y aseguró que es mentira lo que se dijo de la existencia de pruebas telefónicas. Hoy hay cuatro abogados defensores: Luciano Romano, Laura Flores Mejía, Marcelo Arancibia y Marco Rubinovich; quienes le manifestaron a su cliente la falta de pruebas y que hasta los vídeos donde supuestamente lo ven con el dueño del caniche (que se había identificado como sospechoso), anunciados por el fiscal Gustavo Torres Rublet, serían inexistentes.

“Dijeron que él era el asesino, que él le metió las 40 puñaladas a la señora. A las dos semanas, le cambian la imputación. Dicen ‘disculpen, nos equivocamos, no hay pruebas’. Lo ponen como sospechoso de ser campana de los que entraron a la casa. Eso fue, yo lo digo y me hago cargo, porque no quisieron reconocer su error, les salieron mal los planes para cerrar el caso fácilmente”, consideró.

Ayer a la mañana, el diario El Tribuno publicó que habría varios testimonios contra Vargas e incluso denuncias por violencia de género de muchas ex parejas. Verónica informó que las ex parejas de su hermano, que serían dos mujeres, se contactaron con la familia para manifestar su apoyo ante la detención y contarles que iba a buscarlas la brigada para preguntarle si Sergio había sido violento con ellas. “Buscaban hasta debajo de las piedras con que ensuciar a mi hermano y hacerlo parecer una persona violenta”, lamentó.

Verónica remarcó que Sergio jamás negó estar en la zona, ya que el día del crimen se encontraba vendiendo sandalias. En su juventud, vivieron en cercanías a Vaqueros y por ello cuando estaba sin trabajo vendía cosas de temporada por la zona. Las veces que fue citado por la justicia se presentó, y contó que estuvo por la zona, pero jamás pasó por la casa de Jimena Salas. Además, estuvo hasta pasadas las 15 en el lugar e incluso le dijo a un cliente que lo busque la próxima semana en la casa de una familiar.

“Mi hermano entró con el nombre de un asesino. No nos dejaban verlo, nunca nos dijo nada. Mi cuñada fue la primera en verlo, y él se quebró. Pero nunca nos quiso contar nada. Sabemos los malos tratos que hay ahí, no saben que esto es una mentira y un plan del procurador”, dijo y agregó que Cornejo manifestó en los medios que cambió varias veces a los fiscales de la causa porque “no cumplían sus órdenes”.

“Estoy viendo que están queriendo hacer de mi hermano otro Clemente Vera. Nosotros como familia, así como somos humildes, yo no tengo estudios, pero voy a seguir luchando. Mi mamá, de su casa, orando y clamando a Dios todos los días. Con mi familia, seguimos clamando a Dios para que nos ayude porque no puede ser que ellos sigan haciendo estas cosas terribles en la justicia salteña que por cerrar casos y recibir sus aplausos, porque el procurador cuando asumió dijo que iba a resolver todos los crímenes y su idea genial fue agarrar al perejil que tuvo a su alcance que fue mi hermano”, expresó Verónica.

Vargas, por último, agradeció a los abogados que se pusieron a disposición, al Proyecto Inocencia y a los periodistas que cuentan su historia para evitar que los casos sean cerrados acusando a inocentes.

Fuente: Sapo de Otro Pozo/ FM Noticias 88.1 MHz.

mascaras sanitarias



tep
peluqueria caballeros



Te puede interesar