Qué es el síndrome visual informático

SALUD 13 de julio de 2021 Por Redacción
Se trata de una afección temporal que surge por pasar períodos prolongados e ininterrumpidos mirando una pantalla. El síndrome genera dolor en los ojos, fatiga ocular, visión borrosa, diplopía, entre otros. La persona que presenta esta sintomatología puede tener cefaleas frecuentes, dolor de espalda, hombros y cuello.
ojos
A tener cuidado

Varias de las actividades que se realizan a diario están llenas de pantallas, lo que hace que una persona pase tiempos prolongados fijando la vista en algún dispositivo electrónico.

El síndrome visual informático es una afección temporal que surge por estar frente a una pantalla por un tiempo prolongado, generando dolor en los ojos, fatiga ocular, visión borrosa, diplopía, entre otros. Además, el paciente es propenso a tener cefaleas frecuentes, dolor de espalda, hombros y cuello.

Según un estudio publicado en la revista científica Medical Practice and Reviews, se establece que el riesgo de sufrir este síndrome es de un 70% en los usuarios de pantallas.

Si esa persona permanece más de 3 horas diarias frente a estos dispositivos, el porcentaje aumenta a un 90%, considerando pantallas a la de la computadora, notebook, celular, tablets y televisor.

Especialistas en oftalmología indican que el síndrome visual informático se produce porque los ojos trabajan con más intensidad delante de una pantalla que frente a la página de un libro o revista, debido a factores como la definición de los caracteres, el reducido nivel de contraste, la presencia de deslumbramientos y reflejos en el monitor, las distancias y ángulos de trabajo, etcétera.

Recomendaciones para cuidar la vista

Recurrir periódicamente al oftalmólogo para asegurar que la prescripción de los anteojos sea la correcta, ya que los lentes que se usan habitualmente pueden no ser los más recomendables.
La pantalla de la computadora suele situarse más alta y a mayor distancia de la persona que un libro, por lo que los anteojos bifocales, por ejemplo, no están adaptados para esa distancia o ángulo de trabajo.
Realizar pausas de 15 minutos cada dos horas para que los ojos descansen. Además, se recomienda dirigir la mirada al infinito por 20 segundos cada 20 minutos para cambiar el enfoque de los ojos.
Parpadear con regularidad, ya que evitará la sequedad ocular.
Utilizar gotas humectantes cuando sea necesario.
Ajustar la resolución y el contraste del monitor. Cuanto mayor sea la resolución de la pantalla, más clara será la imagen, generando mayor confort visual.
Evitar los reflejos en la superficie de la pantalla. Para mitigar los brillos, conviene eliminar las fuentes de luz que puedan encontrarse en la zona periférica y posicionar el monitor perpendicular a las ventanas o a otras fuentes de iluminación intensa.
Mantener el monitor libre de huellas y polvo, ya que pueden reducir la claridad.

Te puede interesar