La importancia de cuidar a los niños por el frío

SALUD 19 de junio de 2022 Por Redacción
La lactancia materna y el carnet de vacunación al día son fundamentales para disminuir cuadros graves en pacientes pediátricos. Además, es necesario desinfectar superficies de uso común en el hogar y evitar el contacto de los bebés y niños con personas resfriadas.
IMG_20220619_110506
Los niños deben ser prioridad

El virus sincitial respiratorio (VSR) es uno de los virus que causan enfermedades respiratorias, es decir, en la nariz, garganta y pulmones.

Generalmente, el VSR produce un resfriado común, que puede ir seguido de un cuadro de bronquiolitis o neumonía. Por lo general, los síntomas duran entre 5 y 7 días, pero la excreción viral puede durar hasta 3 semanas.

Si bien cualquier persona puede contraer esta enfermedad, el VSR produce casos más graves en los bebés y niños hasta los tres años. También, puede provocar una enfermedad grave en adultos mayores o a quienes tengan un sistema inmunológico debilitado.

Este virus es contagioso y se propaga a través de las gotitas expulsadas por un paciente infectado al toser o estornudar; ingresa al cuerpo por la nariz o los ojos. Además, se puede contraer con facilidad al tocar objetos o superficies contaminadas o por tener las manos sucias o mal higienizadas.

Cabe destacar que el VSR puede sobrevivir hasta 90 minutos en las manos sin lavar y alrededor de seis horas en superficies, teclados, juguetes, picaporte, ropas, etc.

Las reinfecciones son comunes en esta patología y la mortalidad es baja; pero si se superpone una enfermedad preexistente, la mortalidad puede superar el 30% de los casos.

Entre los síntomas más frecuentes de esta infección se encuentran:

·         Congestión nasal
·         Dolor de garganta
·         Dolor de cabeza
·         Tos 
·         Fiebre de 38º C o más
·         Falta de apetito
·         Sensación de malestar general
Para prevenir el VSR es fundamental que la madre alimente a su bebé con leche materna, ya que tiene anticuerpos únicos para evitar y combatir infecciones y mantener al día el esquema de vacunación.

 Es aconsejable desinfectar regularmente las superficies del hogar, evitar exponer al bebé o niño al humo del tabaco u otras sustancias y limitar el contacto del bebé a con personas resfriadas.

También te puede interesar