Una metanense entre los argentinos varados en Perú pide ayuda para poder volver

CORONAVIRUS 17 de marzo de 2020 Por Redacción
Estefanía Modolell se encuentra entre los más de cien argentinos que quedaron varados en Perú y tienen una intimación para abandonar el país que está con toque de queda .
FB_IMG_1584417083077
Estefanía está en Perú y necesita que desde el gobierno la ayuden a volver

Con el mundo en alerta por la propagación del coronavirus, avanzan las restricciones migratorias con cierres de fronteras, de esta manera los casos de argentinos varados en el exterior se multiplican. “Argentinos en Cusco”, así se llama el grupo de Whatsapp creado por Pilar Pérez, una los 120 argentinos que quedaron en Perú sin poder regresar al país. Lejos de ser una comunidad recreativa, es la vía de comunicación que encontraron para poder ayudarse estando afuera, ya que no encuentran la vía para volver a casa.

Entre ellos se encuentra una metanense. Se trata de Estefanía Modolell quien pidió a través de las redes sociales, ayuda para poder volver de Perú dónde rige toque de queda y tienen pocas horas para poder abandonar el país. "Por favor compartan para que se difunda nuestra situación y podamos volver al país lo antes posible", dijo la metanense en las redes sociales.

IMG_20200317_005707
“Empezamos con 15 personas, ahora ya llegamos a los 120, tenemos un listado con los nombres y números de documentos de cada uno de los argentinos”, le cuenta Pilar a Infobae.

“Lo que se vive aquí en Cusco es desesperante”, dice Julieta que viajó junto a su novio y su amiga Pilar a Perú de vacaciones. Salieron el viernes 13 del aeropuerto de Ezeiza, se quedaron algunos días en Lima donde pasaron los controles de salud y luego se tomaron un avión a Cusco. “Habíamos reservado un camping a 20 minutos de la ciudad, antes de llegar la dueña nos avisó del cierre de todo”, agregó.

Enterados de las restricciones, los tres amigos decidieron emprender la vuelta mucho antes de lo previsto, ya que tenían pasaje de regreso a Buenos Aires el 23 de marzo. “Nos recomendaron cambiar los pasajes. Cuando llegamos al aeropuerto de Cusco se desató el caos. No sólo no había más pasajes, tampoco se podían comprar por internet. Nos pidieron que desalojáramos el lugar por la aglomeración de gente. Por tierra no llegamos a tiempo a Lima pero, aunque quisiéramos, no hay combis ni micros".

“Estamos presos. Conseguimos un hostel con disponibilidad pero no podemos circular por las calles, porque la policía está realizando operativos pidiendo que cada persona vuelva a su casa”, cuenta angustiada Julieta.

Por otra parte, el hostel les exige que paguen su estadía por adelantado. “No tenemos la certeza de nada pero desde la gerencia del lugar nos pidieron un depósito por los siguientes 15 días. Son 42 soles por noche (11,6 dólares). Por ahora no nos queda otra que pagar”.

Otro de los afectados es Juan Vázquez, de 21 años, empleado de una empresa de transporte en Buenos Aires. Hace 6 meses programó junto a su amigo, Santiago Benítez, un viaje a Lima, Cusco y Huacachina con fecha de vuelta para el 22 de marzo, pero la propagación del COVID-19 los obligó a cambiar de planes.

Por las calles de Cusco hay distintas restricciones de circulación. “Se ve la gendarmería patrullar a toda hora con estrictos operativos. La mayoría de los locales de comida y compras están cerrados. Los que abren lo hacen de manera cautelosa dejando entrar a pocas personas o atendiendo por la ventanilla”.

Los mismo le ocurrió a Julieta. “Nosotros estamos organizados, pero necesitamos que nos digan cómo seguir y qué tenemos que hacer para poder volver a casa”.

Publicado por Infobae

Te puede interesar